¿Y tú cómo estás hoy? ¿Cómo te sientes de verdad?

Yo me siento bien, a pesar de que la fibromialgia tiene días que me quema por dentro y la medicación no hace un efecto completo. Hoy aún con dolor logré hacer mis pendientes con una sonrisa. Hace mucho tiempo que no me cuesta sonreír.


Encontré una medicina en las cosas simples de la vida, la música, las flores, el cielo, los abrazos y los dulces sin azúcar añadida.




Sufro de fibromialgia desde los veinte años, a esa edad empezaron mis crisis de dolor. Por años me diagnosticaron estrés y me dieron pastillas antidepresivas por periodos de tiempo. Con el tiempo los dolores avanzaron desde la espalda, el cuello y ahora los brazos, las piernas, las manos; los dolores se dan en puntos nerviosos específicos.


Después de diferentes tratamientos e investigar, sé que mi sistema nervioso fue afectado por situaciones que lo lesionaron seriamente, una de ellas la muerte inesperada de seres que amaba.


La mayoría del tiempo el dolor me ataca como una música triste de fondo con la que aprendí a vivir y ya no me afecta. La fibromialgia se agrava cuando recibo noticias que me afectan, la quemazón interna es inmediata, mi cuerpo se hincha y tengo que parar.


Me he preguntado cientos de veces por qué tengo esta condición silenciosa para el resto y dolorosa para mi, una de mis deducciones es que se debe a mi híper sensibilidad que me lleva a analizar casi todo en mi vida. La fibromialgia no se nota y por eso no se entiende.



He pasado por periodos de incertidumbre, culpa, miedo, ansiedad, incomprensión y negación, hasta la aceptación, que incluyó partes de mi vida. Aceptar es una manera de decidir enfrentar el camino, una forma de lidiar con el dolor, mi cuerpo también lo entiende así.


Por eso me animé a preguntar cómo estás y cómo te sientes, a ti que estás leyendo esto. Sea cual fuere la situación que vives hoy, va a pasar sin mayores recetas mágicas ni positivismos excesivos, va a pasar porque el mundo está en movimiento y todo cambia.


La manera de vivir lo que sientes, es la que funcione para ti porque eres un mundo único y eso te hace irrepetible.


Para manejar lo que siento a mi me funciona bordar y escribir, hacerlo, es una terapia adicional a mi psicoterapia. Cuando puedo corro o camino, investigo mucho, me encanta viajar y casi siempre leo.


Trato de entenderme para encontrar el sentido, el camino diario es una oportunidad más para despertar y agradecer. A la par del dolor, existe en mi una indescriptible esperanza para enfrentarlo.


Recuerda que en tu lucha no estás solo, existimos millones que luchamos al igual que tú, nuestra propia batalla, justamente eso es lo que nos une.




Cirene




73 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo