¿Y si te animas a sentir de verdad?

He pensado estos días en lo hermoso que es sentir de verdad cada cosa que me pasa, de sentir con la intensidad que significa estar viva.


Sentir tiene un significado mucho más especial, soy una “sentidora” por naturaleza que se conecta con los sentimientos en todo, para mí es imposible no hacerlo, aunque a mi alrededor lo común es acallar los sentimientos con barreras o cegueras a propósito.


Vivo intensamente lo que siento y me alegra hacerlo. Siento desde el amanecer en mi ventana cuando hace sol o cuando el día inicia con lluvia, las dos opciones me abren un sin fin de oportunidades.


Siento cuando mi corazón está lastimado y cuando se cura a sí mismo porque es amor por sobre todas las cosas.


No puedo decir que sentir de verdad me ha dejado ilesa y siempre feliz, no ha sido así, muchas veces me ha dejado partida algún tiempo, lo increíble es que luego, algo en mí se ha hecho más fuerte y seguro, creo firmemente que sentir en mí tiene esa ventaja.


Sentir de verdad me permite ver la vida tal y como es, cómo si me quitara las gafas en un día soleado, no la veo con sombras ni ayudas momentáneas, la veo tal cual, sin remedios ni curas, y me le mido así cada día, de frente y dispuesta a lo que viene.


Sentir de verdad me vulnerabiliza ante el resto y no me importa, creo que es bueno ser parte de un mundo y ponerme en sus zapatos sin juzgamientos ni prejuicios.


Hoy por ejemplo siento que soy feliz con lo que tengo y no pido más, cada una de las cosas que han llegado me han dejado una tremenda lección. Soy feliz porque puedo mirar mis pisadas y saber que todo ha valido la pena.


Espero vivir sintiendo sin miedo, con los brazos abiertos y en libertad, todos mis sentimientos me hacen quien soy y seré de una u otra forma.


Que me acusen de todo menos de no haber sentido con verdad hacia mí misma y lo que soy.



Cirene

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo