Respetar sentimientos

Actualizado: 17 ago 2020


Ellos son los modelos favoritos de mis escritos porque he sido madre como profesión principal durante diez y ocho años y ser mamá ha sido el tema de mayor investigación y preparación que he tenido.


Cuando mis hijos eran pequeños me preocupé mucho por su futuro y me dediqué a prepáralos para cuando crezcan en cada pequeño aprendizaje.

Para poder enseñar algo, tuve que aprender muchísimo y para ello hice cursos, investigaciones, talleres, lecturas, etc. Lo más importante que aprendí fue que respetar los sentimientos de los hijos los haría seres humanos capaces de enfrentar lo que viniera. Dediqué muchas horas y años a practicar ese respeto, tuve errores por supuesto, pero yo sabía que defender lo que sentían era vital.

Escuché a mis hijos para entender el idioma en que me hablaban y así aprender a confiar en su propia brújula de vida. Respetar lo que sentían, me permitió una cercanía profunda con ellos que desencadenó un respeto en doble vía como resultado. Jamás me cegué o quise hacer parecer de poca importancia el más pequeño de sus dolores, a todos y cada uno les di el lugar necesario en su momento.


La antigua educación tradicional se caracteriza por ignorar o invisibilizar los sentimientos y eso a mi parecer, ha sido un grave error para los que fuimos educados así y tendemos a repetirlo, para los que siguen siendo educados así y para los que educados así se forman con patrones de frustración e infelicidad.


El autoconocimiento y la conciencia de los actos es el único camino posible para experimentar cambios estructurales, de otro modo el cambio se dará por si solo abruptamente y con posibilidad de dolor.


Ahora que mis hijos crecieron y la vida les presenta la oportunidad de tomar sus pequeñas grandes decisiones puedo cuantificar la importancia de haber respetado sus sentimientos y decisiones a la par de reglas claras y consecuencias.

Quise acompañar el camino de mis hijos para que puedan caminar sin mí y encuentren en su interior las respuestas a sus preguntas. Quise que conozcan y aprendan todo lo que puedan sin imposiciones.


Respetar los sentimientos permite un margen de confianza propia bastante amplio, una libertad que se traduce en felicidad, una historia sin pesos ni culpas y mucha visión de futuro.


Hace cuatro años cuando por primera vez inició Cirene el emprendimiento, decidí verlo como a un hijo, con el mismo respeto y cariño, así Cirene ha evolucionado para tomar sus propias decisiones. Ahora trato de que en cada libro o producto se replique lo que aprendí y funcionó.


En este nuestro blog podrán encontrar historias cómo estás, que pretenden contar lo que nos construyó y que puede ser de utilidad para alguien más.


@cirene_ec








55 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo