El cuento de los Elefankos



Las elefankas y elefankos nacimos en un pequeño taller de manos bondadosas junto a las conekas y conekos sonrientes de colores a nuestro alrededor. Nos hicieron de trompas largas, con corazones y flores dibujadas en nuestras orejitas para las elefankas; y los elefankos ojos dormilones y trajes muy lindos.




Desde chiquitos nos enseñaron a crear sonrisas en las casas de quienes nos adopten, especialmente en los pequeñines que nos llenan de abrazos y ternura. Creemos que los seres humanos son nuestros amigos y que la familia es lo más importante. Nos iluminamos cuando vemos sonreír a alguien y solo queremos abrazarlo.



Éramos muchos así que fuimos todos en fila agarrándonos las trompas y las colas de los elefankos más grandes. Carmen y el equipo Cirene nos recibieron con las manos abiertas, con mucho amor y muchos besos, poniéndonos polvos mágicos, hermosos vestidos y pantalones para ir a nuestros futuros hogares; nos guardaron en una caja segura, llena de amor y nos dieron el beso de la buena suerte.

Nosotros felices vamos con todas las ganas a los hogares de nuestros nuevos dueños.


Escrito por: Vicky Montenegro.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo