• Cirene

¿Cómo crear lazos duraderos con los hijos?

Los lazos afectivo que une a los padres y madres con sus hijos e hijas es, normalmente, uno de los más fuertes que existe. Los padres y las madres pueden llegar a hacer sacrificios por el bienestar de sus pequeños (o ya no tan pequeños).

Sin embargo, no siempre que existan estos vínculos se asegura que las relaciones afectivas que se dan entre las dos generaciones sean siempre fuertes y de calidad.

Los problemas entre padres e hijos son más frecuentes de los que nos imaginamos, y es importante tener en cuenta que esto se debe a una mala gestión de las relaciones: algo que se puede evitar si se trata desde que son chiquitos.

A continuación les compartimos varias pautas basadas en investigaciones previas y experiencia propia sobre cómo crear lazos duraderos entre padres e hijos.



1. Apostar por los abrazos y besos.

Aunque muchas veces lo olvidemos, buena parte de las relaciones se establecen mediante el contacto físico: besos, abrazos, etc. Por eso es bueno promoverlos en las relaciones entre padres e hijos, siempre que sean no planificados y surjan de manera espontánea.

Este consejo consiste en demostrarles a los niños que son importantes, queridos y valorados en el núcleo familiar.

2. Evitar los interrogatorios

Es mucho mejor apostar por el diálogo significativo. ¿Cómo hacerlo? Hablando con honestidad sobre un tema por el que él o la joven puede sentir interés por opinar. Escuchando sus inquietudes, dudas, sentimientos sin cuestionar; más bien acompañando y respetando sus sentimientos.

3. Gestionar los horarios

Muchas veces, el debilitamiento de los lazos que unen a padres e hijos viene propiciado por un mal horario. Todas las relaciones dependen de la práctica, no de la teoría, y si no se comparte tiempo juntos, el hecho de ser “padre de” e “hijo de” cuenta más bien poco. Es necesario hacer que el horario tenga una cantidad suficiente de tiempo para hacer vida de familia.

4. Interesarse por su mundo

Muchos padres y madres asumen que es imposible entender nada de lo que pertenece a la generación de sus hijos. Esto, además de ser un error de cara a las relaciones familiares, es totalmente falso y no se sostiene por ningún lado. Por el contrario, solo conociendo el mundo de los hijos podemos conocer mejor sus intereses, sus prioridades y ser empáticos con sus sentimientos.



5. Mantener el Smartphone lejos

Los smartphones y las tablets son dispositivos muy útiles en muchos sentidos, pero en las relaciones cara a cara son distractores que causan estragos en la calidad de las interacciones. Es por eso que todo padre o madre que quiera compartir tiempo de calidad con sus pequeños debería ocuparse específicamente de mantener los dispositivos electrónicos lejos en el momento de conversar y compartir momentos agradables juntos.


Practiquemos la escucha activa y fortalezcamos las relaciones con nuestros hijos, todos los días.




20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo